1. 0
« »

Machista o tonto del culo, profesiones de futuro

En estos días más propios de pandereta que de charanga se acumulan las razones para certificar que el legado de Machado está más vigente que nunca. Decía hace unos días Almodóvar que antes España era más tolerante. O no. Igual es que en ese antes no había redes sociales ni la intolerancia o la gilipollez, o ambas cosas, se expandían por el universo a golpe de clic. Con apenas un día de respiro hemos tenido constancia, al menos un servidor, de que niñatos tontos del culo o repugnantes machistas se ganan la vida de manera holgada gracias a que sus grandes capacidades cuentan con suculentas audiencias en internet. Eso mientras otros jóvenes con un talento que no les cabe en el equipaje se ven obligados a emigrar.  

El bofetón del currela al 'caranchoa' (hasta un medio puntero dedicó una pieza académica a la correcta grafía del término) ya ha entrado en la historia de este país como símbolo de un deseo colectivo. Gracias, compañero. Pero sabe a poco. No es tanto que nos duela España en sintonía con Unamuno como que, quieras o no, este cúmulo de aconteceres implica una progresiva y preocupante inflamación testicular. No ayuda tampoco a rebajarla esos grandes pensamientos de intelectuales de la talla de Celia Villalobos. Por lo visto, la diputada más ducha en Candy Crush, cree que las jornadas laborales son largas porque le damos mucho al pico fuera de cacho. Que si nos encontramos en el pasillo con el compañero o la compañera de trabajo y raja que te raja, que si debates sobre Gran Hermano, fútbol, motos e incluso, según qué casos, sobre la influencia del existencialismo.

El caso es no dar ni golpe. Es decir, como ella pero, mayormente, con inferior salario y menos opciones de cabezada en el despacho. Villalobos, de natural campechana, lo suelta como si hiciera gracia en un lugar en el que millones de personas sin curro ni siquiera pueden validar esa tesis. Tesis totalmente irrelevante al lado de las que se confeccionaba ese rector magnífico que, por el vicio de copiar, hasta lo hacía con la lista de la compra del vecino. Pero ahí sigue. Si esto ha trascendido a países serios se deben haber quedado más helados que Walt Disney en Soria. Pues sí. Aquí tenemos un rector universitario al que han pillado con varios máster en corta y pega y sigue en su puesto ¿Qué pasa? ¿Cuántos países pueden decir lo mismo? Pues eso, todo envidia y nada más que envidia   

Compartir en Menéame
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Log In or Registrarse