1. 0
« »

artur mas

A mis adversarios los elijo yo, señor Mas

18.10.14.- Al señor Mas habría que pedirle al menos que nos deje a cada cual elegir a nuestros adversarios. Un servidor, por ejemplo ─español porque así lo dice un pasaporte que no utilizo─ no tiene como enemigo a un ciudadano del Ampurdán por definición. Ni porque esté a favor de la consulta ni porque quiera una Catalunya independiente. Siempre me ha parecido demasiado arrogante que desde aquellas tierras, muchos políticos y no pocos ciudadanos, para qué nos vamos a engañar, crean que en tabernas, estaciones de Metro, consultas de podólogos o recesos de los botellones en ‘Madrid’ (ese ente abstracto que tan frívolamente se invoca) no se habla de otra cosa. 

Somos tan simples que estamos más en la cosa de encontrar curro, buscar plaza para la madre anciana en una residencia, tratar de que los hijos lleguen a la Universidad, afrontar la hipoteca o llegar a fin de mes. Cosas, bien es cierto, menores en comparación con esta cruzada nacionalista (de uno y otro lado) que a alguien que nació en el norte, vive en el centro y se siente del sur pues, francamente, le trae al pairo. Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe. Y eso vale también para quienes, a fuerza de engolar la voz y creerse la reencarnación de Braveheart con barretina, acaban logrando lo contrario: que sus demandas, seguramente justas muchas de ellas, devengan en murga y en coñazo sin hecho diferencial posible. 

Como en mi balanza pesan infinitamente más las injusticias que las geografías y creo en este sistema (que me perdonen Iglesias y Monedero) no estoy en contra de que los catalanes se pronuncien sobre qué quieren ser de mayores. A lo que sí me opongo es a la intolerancia de quienes, en nombre del independentismo, insultan, amenazan o coaccionan a quienes no piensan igual porque eso, por mucho que les duela, les une a muchos españolísimos que hacen lo propio con sus contrarios. Al final, la intransigencia no sólo es una ideología en sí misma sino que, al parecer, también habita una misma patria.

Compartir en Menéame
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Log In or Registrarse